Etemenanki

…torpemente traducido del sumerio: la casa de la creación del cielo y de la tierra.

Hay un eco prodigioso en tu mirada
(tan plateado…)
que resuena en estas cúpulas
y un susurro
perverso
que nos alza
sobre los escombros
de aquellas torres,
de aquellos tronos.

¿Es que se muere este ruido
(el de tu cuerpo)
en el salón del tiempo?

[…]

Sí sé que tras las zafras del silencio
va la plata
(andarina)
por los cauces del alma
y que aún sirve este lenguaje
(nuestro)
para nombrar las vidas
(todas)
de un cielo nuevo.



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *